miércoles, 29 de junio de 2016

Ya eras




Ya eras poliédrica, ya hacías del silencio una fiesta de uvas bermejas. Ya tu piel era el piélago y el arrullo de la luz. No es extraño entonces que ahora venga con un vuelo de gorrión a la orilla de tus caderas. Que nade por el vértigo creciente hacia el vendaval de tu pelo. Que me hunda en tu canto y que te arrulle en la espuma que lava la sal. Mi voz teje y desteje fábulas de olas verdigrises mientras nuestras raíces se enlazan y bailan en la cadencia de dos cuerpos que vierten el vino en sus odres. Es el río, es la luz. Son las estrellas.

X. M.


Audio disponible en IVOOX




2 comentarios:

Rembrandt dijo...

No es extraño que me gusten tus poemas, porque ya lo sabes, pero ahora con el agregado de tu voz encuentro un plus muy importante que los hace, como decirlo... más terrenales, quizás?

Abrazos querido amigo.

REM

Xabo Martínez dijo...

Si es un riesgo la lectura. Lo hago con mucha ilusión esperando que no quede tan mal.

Besos