jueves, 15 de septiembre de 2016

Septiembre



Septiembre es la mejor forma de decir patria, y cuando digo patria digo chapulines, digo otoño, digo pastel de cumpleaños, digo viernes y digo mezcal o tequila. Pero aún entonces falta algo, en realidad falta en esta remembranza lo mas importante: el picante. La primera vez que probé picante se trataba de un chile jalapeño, verde y bastante picoso por lo que mi primera impresión fue alarma y llanto y sed. Todo al mismo tiempo. Luego vendrían los diferentes colores tamaños y sabores.  El picante no anestesia el sabor como dicen algunos. Por el contrario saberlo degustar es haber dado una y cincuenta batallas durante cierto tiempo para poder degustar el picante en su debida dimensión y reconocer ese efecto particular en los platillos. Así se puede hacer ese tipo de combinaciones que permite la variabilidad de los chiles de la cocina mexicana. Saber que por ejemplo una buena combinación puede ser el chile "guerito" con un buen asado. O el chiltepin con un plato de menudo. O el chile california en lugar de un chile poblano  para un chile "relleno" etc etc.

Más allá de esto, ¿Porque algo que en un momento puede ser irritante y casi imposible de saborear en primer momento se vuelve algo tan entrañable? Quizá porque inconscientemente el que nace en esta tierra sabe que hay que tener una contextura especial del alma para poder sobrevivir a tan agreste territorio y tan complicado panorama social e histórico. Una suerte de entrenamiento límbico que permitirá aunque no asegurará su indefectible desarrollo.

Venga pues septiembre y a recibirlo con un respectivo tequila.


Salúd.



ELICURA CHIHUAILAF


jueves, 1 de septiembre de 2016

DESTINO

¿Que puede decirle
de su destino el poema al poeta?
¿Levántate y anda?,
Ve a Rodez.
Vuélvete carta o paloma.
Llega a las manos de Milena.
Vuélvete caricia para Beatriz o Laura.
Báñate en Venecia,
canta en las góndolas.
Sube al campanario de Pisa.
Enamórate de las francesas,
-pero no olvides el canto ni a Pound-.
-Ni a Prevert o los pájaros-.
No olvides las cartas ni las palomas,
ni a Rodez ni a Celan.
Canta desde la locura o el dolor
el dolor no tiene norte o sur,
no tiene calles (o sí)
Es una calle en un solo sentido interminable.
Pero sobre todo no olvides el canto.

X. M.





lunes, 29 de agosto de 2016

ENTREVISTA




Queridos amigos y visitantes de Ayutla en su Niebla:

 Les comparto la entrevista que me hizo el Blog CLAROSCURO de Bógota, Colombia que dirige el poeta, fotógrafo y químico Sergio Antonio Chiape en cuyo blog esta haciendo un trabajo muy interesante de conjunción de poemas y poetas para ir un poco más allá y conocer un poco acerca del origen y elaboración de los mismo por medio de la selección de unos poemas y una entrevista. 


Por aquí anexo la entrevista y dejo el enlace para visitar la selección de los poemas.

CLAROSCURO



Xabo Martinez. La entrevista


Xabo Martinez escribe desde el umbral de la nostalgia, sostienes conversaciones con los recuerdos, los ausentes, con la infancia ya lejana, que se asoma al otro lado de la lluvia.


Querido amigo, gracias por aceptar la invitación. Bienvenido a las páginas de Claroscuro. 


* ¿Cómo se dio el encuentro con la poesía?

Diría que por medio de la naturaleza, por los sentidos, crecí en un lugar del Estado de Oaxaca, México, llamado Ayutla. Un lugar montañoso y con neblina. En días buenos se miraban perfectas puestas de sol y mi madre y mis hermanas cultivaban flores, así que crecí observando el milagro de las rosas (como decía Rilke) particularmente. 
Otra de mis hermanas estudió Letras por lo que tenía un librero bien provisto o regular por lo menos. No fue difícil hallar la correspondencia entre el mundo y los libros o entre la naturaleza y el alma. Entonces empiezas a decantar la unión de esas palabras que logran conmover el ánimo y ese ritmo que podía ser lluvia, o relámpago o tormenta.
Así que puedo decir que ese fue el primer encuentro. Luego, claro, vendría ese mujer vestida de colores; La Vida; y a veces sin color alguno. La poesía entonces se volvió una herramienta como la lectura, como oír música, una forma de transitar y cuando volvía esa nostalgia, esa herramienta rea un lugar para desde ahí poder convocar o no, la naturaleza, los amigos, las musas.


*¿A dónde te ha llevado la poesía?

Primero me ha llevado a donde precisamente no se encontraba, a una profesión que no es la de poeta sino la de contador o contable, lo cual tampoco suele ser raro en estos tiempos de penuria. Bastaría mencionar aPessoa o Benedetti, por lo cual se nota que la poesía se logra colar a ambientes muy inesperados. Entonces me llevó a un lugar que ya no es un jardín sino a las oficinas. Luego a ciudades muy lejos de mi terruño y no en ese hogar idílico donde crecí. El único lugar que ha quedado en pie y que me acompañan son los libros, la lectura sobre todo pero también la página en blanco que tiene ese encanto de lo no creado como decía Gorostiza cuando disertaba que los poetas son como mineros, que cada quien escarba en su mina sin saber que son un conglomerado, solo el ego del poeta lo hace pensar que es único. Si embargo, es aquí, desde la lejanía donde a veces siento su presencia única.


*¿Cuál es tu obsesión poética?

Sacarme esa especie de añoranza insoportable que da sobre todo lo que no has vivido o no has tenido. Decía Pindaro"Hombre no aspires a la vida inmortal pero agota la extensión de lo posible". Pero lo posible que no se agota deja un espacio que puede ser casi cualquier cosa, incluso el florecer de la rosa como apunte en un poema que giraba sobre este tema. Y en esto creo que la poesía se parece un poco a la novela. Intentar saber que hubiera pasado si... entonces mi obsesión es hallar el molde de esa obsesión. Sobre todo si la poesía es una actitud ante la vida, mi obsesión en esa actitud es buscar el asombro ante lo rutinario.


*Frente a la hoja en blanco ¿Cómo es el proceso creativo?

En mi caso el detonante puede ser un sueño, una línea que escuché o leí al azar o algo que vi directamente que viene flotando por ahí y que no quiero que se pierda. Intuyo su desarrollo y puede ser en el trascurso a la oficina lo declamo mentalmente y le voy soltando el hilo y en la primera oportunidad me pongo al teclado, lo escribo y lo guardo.  En los siguientes días le voy dando forma, lo voy recortando o lo borro completamente.


*¿Hacia dónde va la poesía?

Asumiendo como cierta aquella frase de Edmond Jábés, cuando dice que la poesía es la subversión fuera de toda sospecha.  Creo que la poesía seguirá siendo eso: subversión y en algunos casos desgraciadamente no fuera de toda sospecha puesto que leía ya hace algún tiempo que el poeta Ashraf Fayadh por interpretaciones equivocadas de sus poemas, había sido condenado a pena de muerte y que luego fue conmutada por años de cárcel, lo que nos dice que hay sociedades en las que no es tan fácil ejercer la poesía. Por otro lado la vitalidad en redes es apabullante y espero que continúe así porque una sociedad subversiva es, pienso, lo más cercano a una sociedad libre.



El invitado



Xabo Martinez (Gabriel Martinez) nacido en 1972 en Ayutla Mixes, Oaxaca, México. De profesión Contador. Mantiene desde el 2008 el blog Ayutla en su niebla (http://gab83420.blogspot.mx/) que en su inicio fue una recuperación de poesía en lenguas indígenas para posteriormente dar cabida a poesía propia en dos vertientes. Tiene dos libros esperando su última edición pues como decía Alfonso Reyes "Esto es lo malo de no hacer imprimir las obras, que se va la vida en rehacerlas". 

jueves, 25 de agosto de 2016



Recuerdo y no sé si recuerdo. O si mi memoria es un perro mordiéndose la cola y no la alcanza, se duerme y sueña. Entonces mi memoria es eso: un poco de polvo en la boca de la soledad, una mezcla de imaginería y sueño. Un círculo que abandona el vicio del recuerdo y se levanta en espiral esfumándose en el viento.



X. M.






¿Cuantas veces debe leerse un poema?, con la entonación, con los giros que da la imagen ofrecida a nuestros ojos. En lo que da cuerpo la voz, el silencio entre cada palabra, la sintaxis que ofrece el mismo ruido entre consonantes, y mas aún, esa experiencia que de tan suya no soporto compartir el poeta. Eso que aglutina la vivencia o la videncia; la contemplación de ese sol que nos hiere, que nos deja ciegos y a veces mendicantes, oriflamas de otra cosecha cuya siembra a veces nos parece inerte, y otras milagrosa.



martes, 12 de julio de 2016

Julio

Por dejar escapar en el silencio, la noche,
los dedos: la luna de tus ojos.
Tu mirada serena y calma atrás de la tormenta.
La costumbre de equivocarnos,
de decidir amor ante el encanto de tus labios. 
Del verbo que despierta añoranza, y recuerdos.
Entregarnos a muerte en cada suspiro, en cada gesto, cada caricia.
Ola de mar volcándose en la arena.
Viento buscando escalar el cielo de la noche innumerable.
Noche que germina en azul y se deletrea en arábiga y celeste.
Enseñando la forma del vuelo en cada abrazo,
en cada resquicio de piel y de labios. Ir de orilla a orilla,
de labio a labio estallando en recuerdo de tinta
¿Que hacer con tu boca, entonces con el beso que alumbra mi tiniebla;
Y que cae por los metales del sueño,
y amanece en un ramo de rosas humedecidas?
¿Como configurar la realidad que abarque el milagro,
la solvencia del vuelo cuando los labios
son el beso del amanecer y el viento?
Tú: que me rescatas de la realidad de gis y yeso,
y hundes raíces en el agua que eres para anudar
la piel en un solo vuelo,
lejos de la tormenta y el relámpago.


Xabo Martínez

Lo puedes escuchar aquí: