martes, 12 de julio de 2016

Julio

Por dejar escapar en el silencio, la noche,
los dedos: la luna de tus ojos.
Tu mirada serena y calma atrás de la tormenta.
La costumbre de equivocarnos,
de decidir amor ante el encanto de tus labios. 
Del verbo que despierta añoranza, y recuerdos.
Entregarnos a muerte en cada suspiro, en cada gesto, cada caricia.
Ola de mar volcándose en la arena.
Viento buscando escalar el cielo de la noche innumerable.
Noche que germina en azul y se deletrea en arábiga y celeste.
Enseñando la forma del vuelo en cada abrazo,
en cada resquicio de piel y de labios. Ir de orilla a orilla,
de labio a labio estallando en recuerdo de tinta
¿Que hacer con tu boca, entonces con el beso que alumbra mi tiniebla;
Y que cae por los metales del sueño,
y amanece en un ramo de rosas humedecidas?
¿Como configurar la realidad que abarque el milagro,
la solvencia del vuelo cuando los labios
son el beso del amanecer y el viento?
Tú: que me rescatas de la realidad de gis y yeso,
y hundes raíces en el agua que eres para anudar
la piel en un solo vuelo,
lejos de la tormenta y el relámpago.


Xabo Martínez

Lo puedes escuchar aquí:






2 comentarios:

Rembrandt dijo...

“…Enseñando la forma del vuelo en cada abrazo,
en cada resquicio de piel y de labios. Ir de orilla a orilla,
de labio a labio estallando en recuerdo de tinta…”

Escucho tu voz y el poema me provee de alas, la imaginación vuela.
Hermosos versos GAB, te superas en cada entrada.

Besos muchos desde mi sur invernal.
REM


Xabo Martínez dijo...

Agradecido de tenerte por aquí.

Te abrazo.