martes, 3 de marzo de 2015

Contarte


Contarte de la marea de las cosas
ese discurrir continuo que llamamos mundo
decir en ti y que hable la lejania
ese amor de mariposas muertas
que se interponga entre nosotros
los comerciales, la realidad
e irrealidad de las promesas
que pobre es todo para alcanzar
tu trémula boca, el sol de tus manos.

Eso es el mundo, el escritorio lleno de papeles
encargarle a la luna mis llaves perdidas
el ron del otoño que te impresiono
al oír mi voz, cuantas manos surgieron entonces
hasta cubrir de yedra estas almenas del olvido.

Esta marea se lleva mi voz,
hasta tus ojos, mis letras hasta esa orilla del sur
lejana y tan a la intemperie como esta soledad
con que cantan los pájaros del cerco
el vuelo pertinaz y  gris de las pálomas
tu ventana y ese horizonte
que se llamaba con tu nombre.






















1 comentario:

Rembrandt dijo...

Hermoso y sentido poema GAB, me gustó mucho.
Un placer leerte, ando un poco alejada por falta de tiempo pero vale la pena el retorno y encontrarme con tus letras otra vez.

Besos, muchos, desde el Sur.
REM