viernes, 20 de noviembre de 2009



El poeta espantapájaro


El espantapájaro es poeta en la milpa con los pájaros desde que se posan en sus brazos, y les dice:


--Rico acariciar con tus uñas y el amoroso beso de tu pico que palpita, vibra en mi alma.

Espantapájaro me llamaron y no es cierto, sólo por mi traje remendado de tristeza.


El espantapájaro poeta sonríe y evoca una dulce mirada con las aves que cantan, y en la noche de plata bebe rocío de la esperanza, deleitándose con la luz amorosa de las luciérnagas.

=================================


Ts'ibajel nichimal k'op Xutax


Ts'ibajel nichimal k'op Xutax ta k'altik sok te te'eltik mutetik te k'alal luchul ya xk'ot ta sk'abé, jich ya yalbey:


--Chikiltinax sbaj te awek'ache sok te k'alal ya sbujts'wan te ani'e, ya nax xwil stijsbaj te jbak'etal yu'une. Ma jna' biyu'un Xutax laj yak'bonik bi'il, ja'anax yu'un te lakuch pak'an me'bal ts'isbil te jk'u' pak'e.


Te ts'ibajel nichimal k'op Xutax, ya stse'jin ta k'un mukem te yilel te k'ayojal mutetike, ta yochel sakubil xojobal ajk'ubal ya sts'aj yot'an ta yuch'el, ta slektesel te sbujts' k'inale sok nix te xch'ul xojobil sit te kukaye.


Petrona Girón Zapata


Autor de los Altos de Chiapas, participa en el taller literario tzotzil-tzeltal que coordina el poeta oxchuquero Armando Sánchez Gómez, y aparecen antologados en Canto desde el corazón de la naturaleza (Ediciones de El Animal, San Cristóbal de las Casas, 2002)

¿QUÉ HARÁS TÚ?



¿QUÉ HARÁS TÚ?

¿Qué harás tú cuando yo me vaya?
Cuando yo me vaya y no aparezca más
ante la sombra del sol y de la luna.
Cuando el mundo se apague
y vengan los terremotos y relámpagos.
¿Qué harás tú?
¿A quién abrazarás?
Si después de todo, en otro cielo o infierno.
¿Tendrás las fuerzas para dormir con mi recuerdo
y que mis palabras te abracen y te toquen?
Yo no sé en ese mundo, ¿qué harás tú?

MÍXI SI'ÍNJI

Míxi si'ínji nga an xi je koya'an,
nga an xi je kjui'an kó nguiti chíjin
k'e kjo'a kasie'an nguijin tjikjien
ts'uíí kojó sáá. Kjianga je kjo'e
kja'e ngasundies'e kjuindibuá
chun kojó chi'un.
¿Kó si'inji xi jí?
Tsa nguijín kja'é ngasundie,
kojotsa ndoba nk'ien nga sokónguina xinguii,
¿A kjochokjuaá ngata isien nixtjína tsjanikjéji;
nga énna stsabokjáá kojó nga ndána si'ín asoo?
¿Beja'an kui ngasundie, kó si'inji xi jí?




---------------------------------------------------
JUAN GREGORIO REGINO

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Sueño quinto


SUEÑO QUINTO
(El espiritu)

He volado tantas veces
prendido en tu propio vuelo madre.
Tu me enseñastea soplarle vida
a todo lo vivo
en este mundo.
Soy el espiritu de tu hijo
que amamanta
en la Madre Ceiba.

Mas alla de las nubes
he trazado un arco iris.
Tu me has dicho madre
que acompañado del colibri
­puedo conducir a ti
a los que dejan de vivir.

A proposito no me diste edad
para renacer dia a dia
con el Padre Sol,
soy tu espi­ritu,
soy el espi­ritu que emana luz,
soy tu espiritu resplandeciente madre

U JO'OP'ÉEL WAYAK'

(Pixan)

Dzo'ok in xik'nal
piktun u téenel
ch'uyukbalen ta xik'nal xan
in na'.

Teech ta ka'ansen
in dzáa u kuxtal
tuláakal ba'ax kuxa'an
wey yóok'ol kaabe'.
Teen u pixan a waal
ch'uyukbal tu k'ab
ki'ichpan X-ya'axche'.
To tu paach le múuyalo
'dzo'ok in bonik jump'éel chéeli'.
Teche' ta wa'alajtene' in na'
wa ku láak'intiken dzunu'une'
uchak in bisik ta wiknal
le máaxo'ob ku kíimilo'.

A wolili' ma' ta dzáaj in ja'abile'e
ti'al in síijil sáansamal
yetel Yum K'iin,
teen a pixan,
teen le yaan in sáasilo'
,teen a sáask'ale'en pixan
in na'.

Feliciano Sanchez Chan

*coordinador de publicaciones de la Casa de los Escritores en Lenguas Indi­genas. (Mex)

viernes, 13 de noviembre de 2009

De como nace el idioma*



-----------------------------------------Abel Grimmer (1570-1619)


De cómo nace el idioma
de los kichwa runas


Un día el Tiempo despertó muy triste; su tristeza fue tan grande que todos quienes vivían en el Universo se pusieron melancólicos y muy preocupados. Por esa razón se pusieron de acuerdo en ofrecerle las mejores canciones que sabían, las mejores danzas que habían aprendido, con el propósito de devolverle la alegría al Tiempo. Ellos, en efecto, cantaron y bailaron como nunca, y el Tiempo, aunque se sentía muy agradecido, no lograba recuperar su alegría, apenas dejó escapar un suspiro cansado y profundo y logró moverse a un costado.
Los habitantes del Universo, cansados por el esfuerzo que habían realizado y muy acongojados por no haber logrado su objetivo, se quedaron mirando unos a otros sin saber qué decirse ni qué hacer y del cansancio se durmieron, unos por un lado, otros por el otro. En sus sueños, el Sol y la Luna asomaron como una silueta que intentaba abrirse paso entre las tinieblas y cuando estuvieron a punto de lograrlo una tormenta de rayos y truenos impidió su propósito, entonces despertaron y trataron de averiguar qué era lo que sucedía. Al despertar, cada uno comentaba el sueño que había tenido. El cóndor, que era el más anciano de todos, decía que el mensaje era claro, que para lograr la alegría del Tiempo debían recurrir al Padre Sol y a la Madre Luna, que ellos les podían ayudar; y así lo hicieron, les llevaron ofrendas, cantos, danzas y les pidieron ayuda en su propósito de devolverle la alegría al Tiempo.
El Sol y la Luna escucharon su pedido y prometieron ayudarles porque ellos, al igual que todos, también se habían contagiado con la nostalgia del Tiempo y creían que no era justo que la tristeza empezara a destruirlos. Por esa razón ellos se unieron en este propósito.
Al escuchar esto, todos recuperaron la energía, los ánimos de cantar, bailar para el Sol y la Luna, que en el ocaso enrojecido se envolvían y desaparecían. Así pasaron nueve lunas acompañadas de cantos y danzas. De pronto, cuando todos por el cansancio descansaban se escuchó el llanto de dos niños, una hembra y un varón. Al escuchar el llanto todos despertaron, se acercaron a los niños para contemplarlos, mirarlos y arrullarlos.
Emocionados, los habitantes de ese tiempo les brindaron ofrendas, cantos, danzas, y así junto a los niños, cantaron y danzaron por el lapso de diez meses. En ese tiempo los niños pudieron escuchar los sonidos del viento, del mar, las cascadas, los ríos, las flores, las plantas, los pájaros que las innumerables delegaciones traían consigo desde los diferentes suyus, que reproducían los sonidos de cada región con sus instrumentos o con los animales y aves que entregaban como recuerdo a los niños.
Esos sonidos se aprendieron de memoria y fueron hilando, tiñendo, urdiendo, tejiendo; los fueron tallando, puliendo. Así brotaron las palabras como riachuelos, ríos, lagunas, mares; luego como llovizna, lluvia, tormenta; de ahí brotaron como vientos, tornados, huracanes; finalmente como rayos y truenos. Así se fue formando el Runa Shimi, el idioma de los kichwa runa, el idioma de los Hijos del Sol y la Luna. Así fue creado el kichwa, la lengua de los habitantes de esta tierra, para que el Tiempo y el Universo recuperaran su alegría y nunca estuvieran tristes. Por eso el kichwa tiene el sonido de los huracanes, el vuelo de los cóndores o el suave deslizamiento de las olas de los ríos, las lagunas y los mares o el suave aleteo de las hojas.

Ariruma Kowii


*Escritor y periodista kichwa, es fundador y fue director del Taller Cultural Causanacunchic.
Es miembro del equipo de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, para la elaboración de las propuestas de reforma constitucional y su delegado en la Comisión de Reforma Constitucional entre la conaie y el gobierno. Ha publicado dos libros de poesía: Mutsuktsurini (1988) y Tsaitsik (1993).

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Dos poemas de Ak'abal * Jaguar y Pajaro




I


Vuelo
Soy pajaro:
mis vuelos son
dentro de mi­.

Rapapem
In inchikop:
ri nurapapem
kinb'an pa ri wanima'.


II


Jaguar
Otras veces soy jaguar,
corro por barrancos,
salto sobre peñascos,
trepo montañas.

Miro mas alla del cielo,
mas alla del agua,
mas alla de la tierra.
Platico con el sol,
juego con la luna,
arranco estrellas
y las pego a mi cuerpo.

Mientras muevo la cola,
me echo sobre el pasto
con la lengua de fuera.

B'alam

K'o taq mul in b'alam,
kinxak'in pa taq siwan,
kinch'opin puwi' taq ri tanatik
kinb'inib'ej, kinq'axaj juyub'.

Kinwil ri unimal ri kaj,
ri uchowil, jela' che ri ja',
ri uk'ux ri ulew.

Kintzijon ruk' ri q'ij,
kinetz'an ruk' ri ik',
kinb'oq' ch'umil
kinnak' chuwij.

Kinsilob'aj ri nuje',
kinq'oyi' cho ri le'anik
kinkosik', kinwesaj ri waq'.

Humberto Ak'abal