lunes, 2 de junio de 2014

Mi hijo no sabrá más de ti, que metáforas sombrías,
no conocerá otro varadero de origen mas que tu vientre
y escrutará el mar, buscando aliados de la espuma.
Tal vez dará voz al grito, cual poseidón en tu ausencia
y proclamar suya esta ágora de plumas que fue tu invierno.
Dirá madre, cuando quiso decir dios o ángel,
lo que ha sido para él, que tu amor fueran tus manos
y el eco de otras manos con las que algún día mi ansía
vistió tu cuerpo y nuestro encuentro fue patria de origen
para ambos y orilla, en tu luminoso silencio.

gm



 Pic: Jordi Rios

1 comentario:

Rembrandt dijo...

"...algún día mi ansía
vistió tu cuerpo y nuestro encuentro fue patria de origen
para ambos y orilla, en tu luminoso silencio..."

Sublime, otras palabras estarían de más.

Abrazos querido GAB desde este sur casi invernal.
REM