miércoles, 8 de enero de 2014



El ojo
abrió el párpado;
el universo sombrío,
el hallazgo.
La ventisca,
las dobleces;
pétalos ensimismados
en la rosa.
Árboles
cargados de pájaros,
escaleras en neblina
frutos que enmudecen
ante el sueño.



gm


2 comentarios:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

poema muy, muy delicado; me gustó mucho

Rembrandt dijo...

Será un estado de somnolencia, una realidad virtual o la simple realidad?

Bellísimas letras querido GAB, confieso que algo hizo ruidito en mi interior.

Besos desde el Sur.
REM