jueves, 21 de abril de 2011

El Cú

El Cú

Sin que pueda evitarlo,
un pájaro se escapa de su casa de cedro
y se esconde en las ramas de un frondoso sabino.

Cuerda a cuerda lo llamo, cantándole bajito:
¿no sabes que te debes a la música
y no al árbol aquel que se agacha hacia el río?
Deja que él solo encuentre lo que ha extraviado.
No necesita ayuda.
Somos nosotros dos los que corren peligro.
Alguien va a darse cuenta de que no estamos juntos
y vendrá con sus jaulas de mercado en domingo.

Esto puede ocurrirnos:
que nos compre cualquiera y nos tire al olvido,
lejos de los fandangos para los que nacimos.

Hay días, no lo niego,
que yo también quisiera irme sin hacer ruido,
retirarme al silencio de un frondoso sabino
a ver pasar el agua sin buscarle sentido.
Días en que el cansancio me cambia el instrumento
por la comodidad de un lecho tibio,
pero cómo aceptarlo:
la versada me arrastra como a ti el estribillo.

Canto así mientras rueda hacia el mar otro siglo.
Lo repito dos veces y después ya no insisto.

Un suspiro sacude suavemente las cuerdas.
Corta el aire una flecha.
A su casa de cedro vuelve el Cú adolorido.

Rafael Torres Sánchez

(Culiacán, Sinaloa, 1953), uno de los principales poetas mexicanos del presente, es también cronista, historiador, ensayista, biógrafo y jaranero. En poesía es autor de, cuando menos, Teclear, Cuatro fechas y un son para niños, El arquero y la liebre, Fragmentario y Seis poetas hipotéticos. Publicó Bastón de ciego (Editorial Calamus, Oaxaca, 2007), que lo refrenda como una voz única y necesaria.

2 comentarios:

Volarela (Maite Sánchez Romero) dijo...

Qué lindísimo pájaro, me recuerda al gorrión molinero de España. Y muy bonito poema también; que rueden los siglos al compás de sus cantos. El mundo no es lo mismo sin ellos.
¡Saludos!

GAB dijo...

Asi es Maite, no conocía del gorrión molinero. =) Gracias por darte la vuelta.

Saludos de vuelta a España!