martes, 3 de noviembre de 2015




Hay mujeres que aman el logos, antes que la realidad de carne y hueso. Hay mujeres que son tan agua que prefieren desbordarse en tinta, antes que en luna saciada. Que se desbrozan en la imagen y el filo del sustantivo: que niegan existencia al factum y Descartes, y hallan su felicidad en los dictados del reflejo bellísimo de la sombra del ángel en la aurora. Hay mujeres invertebradas que son aire y luz, que son sueño y abismo, pero ante todo palabra. Es por ellas que el mundo juega a ser horizonte perfilado en página y universo, cadencia y alegoría. Fulgor del lenguaje realizado en mujer.




Xm



2 comentarios:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

poesia pura...

Rembrandt dijo...

"...hallan su felicidad en los dictados del reflejo bellísimo de la sombra del ángel en la aurora...."

Mujeres que siguen los dictados de su corazón y resplandecen como el fulgor de una estrella....
....y otras que aún sueñan con reinas egipcias como en los inocentes juegos de la niñez.

Querido GAB siempre me conmueves con tus palabras al igual que un cuadro del Maestro holandés, el claroscuro, la luz y la sombra asoman en tus letras. Un placer leerte, siempre.

Besos, muchos, desde mi Sur con una primavera que se hace esperar.

REM