viernes, 28 de diciembre de 2012

Diciembre *Dos poemas de fin de año



Veo en este año que esta por iniciar y de este diciembre que se va, una buena oportunidad para desearles a todos un excelente fin de año en compañía de los suyos (aunque en algunos casos decir suyos sea decir metal, piedra o silencio). Un abrazo muy fuerte a todos!!





I
Ni el pormenor simbólico de reemplazar un tres por un dos
 ni esa metáfora baldía que convoca un lapso que muere
 y otro que surge ni el cumplimiento de un proceso astronómico
 aturden y socavan la altiplanicie de esta noche
 y nos obligan a esperarlas doce irreparables campanadas.
 La causa verdadera es la sospecha general
y borrosa del enigma del Tiempo;
 es el asombro ante el milagro de que a despecho de infinitos azares,
de que a despecho de que somos las gotas del río de Heráclito,
perdure algo en nosotros: inmóvil.

 J. L. B.

II
Carta de fin de año

Dicen que repetita iuvant que el primer beso es insípido,
pero que es el segundo el que cuenta;
 que el bis de un minuto radiante
 tiene el sabor a miel que se nos escapó aquella noche...
 Pero el año que regresa con su ronco olifante
 a soplar en nuestros oídos la enésima Roncesvalles,
 y acrece los ríos, y empobrece los árboles;
 el año que en el espejo entrega a una navaja desganada
la barba cada vez más blanca;
 el año que crece sobre sí con gula numérica,
 desgranando sobre el calendario el reincidente
blues del Nunca más
 ¿quién osaría decir que merece la fiesta de Bienvenida?
 ¿quién podría jurar que no es peor que los otros?
 El mal se multiplica y repetita non iuvant.
 Sin embargo... Sin embargo,
en la rifa arcana de lo Posible, entre los dados y el azar,
la partida está abierta: flores insólitas hinchan el regazo de un huerto,
 lunas nunca vistas inundarán el cielo,
 en un jardín dos jóvenes intercambiarán teléfonos y nombres,
 asombrados de llamarse Adán y Eva;
 bajo los balcones vendrá un ciego
que vende almanaques a persuadirnos de vivir...
 Creámosle por última vez.

 Gesualdo Bufalino*


 (version: Ernesto Hernández Busto)

1 comentario:

Rembrandt dijo...

Querido GAB, qué gran placer he sentido leyendo estos poemas, dos grandes de la literatura que deleitan con sus letras. Maravillosa tu elección como siempre.
Si me permites me quedo con estos finales
"...de que a despecho de que somos las gotas del río de Heráclito,
perdure algo en nosotros: inmóvil."

" ...bajo los balcones vendrá un ciego
que vende almanaques a persuadirnos de vivir...
Creámosle por última vez."

Besos y abrazos desde el Sur y gracias mil por estar y por tu enorme calidez.T.Q.M.

REM