miércoles, 17 de junio de 2015

La carrera del ojo que persigue tu ausencia, que sigue la arboleda y se encierra en el légamo de hojas secas. Sin cerrarse, sin abrirse.