viernes, 28 de mayo de 2010

El indio no es el que mira usted




El indio no es el que mira usted
en el catálogo de turismo,
cargando bultos
o llevándole comida a la mesa.
Tampoco el que ve desde la ventanilla
y pide monedas haciendo malabares,
ni el que habla una lengua muy otra
y resiste fríos nocturnos.
No, el indio está adentro,
y a veces se le sale, acéptelo,
aunque lo entierre en apellidos,
aunque lo socave bien
y niegue su manchita de infancia,
ahí está, acéptelo.
Y si aparece esa agua rancia,voraz,
el aguardiente que inflama,
ya verá que le sale,
el indio empuja con su fuerza de siglos,
emerge ardoroso y se le sale,
con lo guardado,
con lo que dura doliendo.
No, no es otro,
el indio soy yo,a ver,
repita conmigo.

Alan Mills (Guatemala, Guatemala, 1979).


*Poeta, ensayista y traductor. Ha publicado Los nombres ocultos (2002), Marca de agua (2005), Poemas sensibles, y Síncopes (Literal/Limón partido, 2007). Dirige la revista web de poéticas latinoamericanas Rusticatio

martes, 18 de mayo de 2010

He ido con tu nombre



HE IDO CON tu nombre
Por los campos
He entrado a ciudades deshabitadas
Donde los pájaros mueren en la noche
Te he buscado
Entre los mudos
Las mujeres que sólo miran perdidas
Hacia el horizonte
He viajado contigo y tu nombre
En busca de tu luz
He repetido tu nombre hasta
Ser un sueño perdido en las planicies
Y nadie responde nadie reconoce
Nadie indaga tan sólo tu nombre
En mis labios secos
Tan sólo tu nombre que te recuerda
Palpar esencias, despertarse sola
Con tu nombre como ceniza que nubla la luz.

Marjorie Agosín*