jueves, 30 de abril de 2009

Entrevista 2

Miguel Reyes / El Sol de México 29/04/2009Ciudad de México.-

Entre la perplejidad y la impaciencia el insaciable curioso Jorge Fernández de Castro y Peredo clama:"¡Urge suministrar los antivirales sin tardanza! "Tamiflú" es droga eficaz. Mata virus. ¡Cuando se aplica a tiempo! Al principio de la enfermedad. Debe darse a toda persona que muestre un cuadro respiratorio agudo. Sin dilación. Hasta ahora limitan su distribución a personas que comprueben tener influenza. ¡Qué pérdida de tiempo!"Estábamos en eso cuando la tierra tembló. Fue un jalón que produjo la sensación de que el asiento se deslizaba y uno perdía equilibrio. "¡Tiembla, doctor!"Alzó la vista. La dirigió al candil. Oscilaba. "Venga pronto -dijo mientras casi corría. Le mostraré mi sismógrafo. ¡Apúrese!Dejó la sala. Atravesó el comedor. Como flecha recorrió el antecomedor. Abrió la puerta de la cocina."Vea. Allá. Arriba. En el techo. Las sartenes.En sus cadenas, ordenadas, relucientes las sartenes se mecían. No entrechocaban; no. Abajo, boquiabiertas la esposa del científico, su secretaria, una niña, la cocinera y la recamarera.

Eran las 11:48. Temblaba. En ese momento los teléfonos fijos y celulares se descompusieron.Regresó Don Jorge Fernández de Castro y Peredo a su lugar de trabajo. Junto a su computadora."¿Tenemos a los científicos capaces de resolver este peliagudo problema?""Tenemos de todo... Como en todo país subdesarrollado. Y puede que hasta en algunos desarrollados. Tenemos médicos brillantísimos. De hospital y de laboratorio. De estos últimos, los que investigan fenómenos como éste a nivel molecular. De alto rango."Y tenemos también al médico que no sabe que no se le puede llamar "gripa" a cualquier enfermedad respiratoria aguda, sino a la producida por virus de gripa o influenza. Es lo mismo. Existen otras mil afecciones causadas por virus diferentes ¡que no son gripa! Sí -admitió- hay médicos que no lo saben.""¿Qué nos espera, maestro?""Por primera vez en la Historia de México surge una conciencia pública para la prevención de un problema epidémico. Véalo. Ahí está la cooperación pública para evitar el contacto interhumano. Opino que así se yugulará la cadena de transmisión humano a humano."Mencionaré de paso -vale la pena hacerlo- que en pequeños conglomerados humanos el virus pasa rápido. Unos se infectan. Los susceptibles. Unos se enferman. Uno que otro muere. "Para que haya en México 100 defunciones debe haber -sacó en limpio Fernández de Castro y Peredo- miles de casos. No todos los infectados se enferman ¿eh? Quizá pasen algunos quebrantos."Otra característica de este virus de la influenza es que cuando pasa por el aparato respiratorio es capaz de llegar a los pulmones y producir una "Neumonía Atípica Viral". Nuestro aparato respiratorio tiene capacidad para rechazar hasta metales que nos dañan. Mas este virus "barre" el tejido pulmonar. Deja "pelón" a nuestro Sistema Respiratorio. La Histopatología enseña; revela. Podría pensarse en una Neumonía Bacteriana... Y no.

Este virus es el responsable. Por cierto que es capaz de establecer una suerte de simbiosis con el "Estafilococo Dorado". * "Hierva el agua", recomendó Kumate y evitó el cóleraEl Maestro Jorge Fernández de Castro es hombre casero; hogareño. Devoto de esposa e hijos. Disfruta por igual recitar pasajes de obras del Siglo de Oro de la Lengua Española que consentir a sus nietos y escribir poemas breves. Madruga. Antes de las 5 trabaja en el silencio de su casona. "Hace más de 30 años sembré árboles y plantas que llenan de oxígeno nuestros organismos", dice orgulloso."Jorge posee un talento que linda con el del genio", dice el Doctor Jesús Kumate.Como si temiera perder una idea, el científico Fernández de Castro y Peredo atrae:"Veamos. Aquí es preciso establecer que hay una "sutileza en el lenguaje epidemiológico" que es necesario aclarar: Una cosa es Mortalidad. Y otra letalidad.

A saber: Mortalidad es la cifra que se obtiene en relación a cierto número de habitantes de un país. Digamos ¿cuántos muertos hay por cada 100 mil habitantes? ¿Cuántos de esos 100 mil habitantes mueren?"Y Letalidad se refiere al número de enfermos que a la postre mueren. Estamos frente a un punto que debe precisarse. Leo el periódico. Dice que hay 1 mil 300 hospitalizados. Y que 100 murieron.

En números redondos un 10 por ciento. Esa sería la cifra de letalidad: Un 10 por ciento."El reportero:"Don Jesús Kumate me contó que ante la amenaza del cólera pidió al presidente Carlos Salinas recursos extraordinarios. "Si se nos muere un turista por el cólera -le dijo- nos va a ir muy mal, Presidente". "Pues no hay dinero, Doctor. ¡Déjeme ver qué hacemos! Mientras sígale". Y el Presidente consiguió el dinero. Y el Doctor Kumate nos salvó de una catástrofe."¡Qué buen ejemplo puso usted! -exclamó el Médico Fernández de Castro y Peredo-. ¡Magnífico! El gran Jesús Kumate nos devolvió el hábito de hervir el agua. Estaba en el olvido.

Kumate dio la pista. A Kumate se debe ese combate al cólera. Sabe mucho. Estudio en la Escuela de Ciencias Biológicas del Politécnico.""Hablábamos de indiferencia, desinterés de las autoridades para equipar adecuadamente la investigación de la salud, Doctor..., recordó el reportero."Allá por los años 50 del siglo anterior la Organización Mundial de la Salud estableció un Sistema Mundial -una Red Mundial- de Laboratorios de Virología capaces de hallar los primeros virus mutantes capaces de iniciar una epidemia. Tenía como finalidad identificar dichos virus."Para luego aislarlos. E informar a laboratorios dedicados a la producción de vacunas. Para que se diesen a la tarea de producir millones de vacunas."Ante el fenómeno que nos ocupa -el virus de la influenza porcina- países como Estados Unidos se vacunan.

"Pero tampoco existe en el mundo la producción de vacunas suficientes para proteger a los habitantes de nuestro planeta."* Escribí "Endemias y epidemias de México en el siglo XX"Describió luego el cultivo de los virus en el laboratorio. En una estufa clínica. En atmósfera con CO2. Huevos con embrión. Uno de gallina que empolla. Contó cómo se introduce el virus. Habló de la "Membrana Corioalantoidea. Fascinante su relato. Hombre de Ciencia que llega a tener una gran familiaridad con los secretos de la vida."... Pero el mejor recurso que existe en el mundo contra los virus es el "Sistema Inmune" que protege al ser humano. ¡Ah, si lo agarra sin defensas... le va mal! Pero tarde o temprano el Hombre reacciona.

Con su "Sistema Inmune de Células y Anticuerpos".Reticente a criticar sañudamente a funcionarios de la Secretaría de Salud -"pues yo lo fui mucho tiempo"- el ilustrado Doctor Jorge Fernández de Castro fió en que:"Una buena vigilancia epidemiológica... Como que hacen en Estados Unidos. Una que permite dar -casi al instante- con un caso. Aislar. Al portador. A los suyos. Cuarentena familiar. Evitar la pandemia."Por último -decidió el célebre catedrático Fernández de Castro y Peredo- le definiré lo que significa Pandemia. "Es emergencia de una enfermedad infecciosa para la cual no existe inmunidad previa en ningún individuo del planeta"."Así lo dicta la Ciencia", remató con cálida sonrisa.Tenía algo que revelar:"Con mi hermano Hugo reviso mi futuro libro. "Endemias y Epidemias de México en el Siglo XX". Le solicitaré a mi muy amigo el rector José Narro que la UNAM -mi casa- me lo edite. El rector Narro me conoce hace muchos años. Es hombre joven. Aunque su aspecto le da más gravedad. Espero que pronto esté listo mi libro."Pues muchas gracias Doctor Jorge Fernández de Castro y Peredo.

miércoles, 29 de abril de 2009

Entrevista I (Influenza)

Ante el alud de informacion imperante pero inexacta, decido postear esta entrevista que me parece precisa y sumamente interesante, aparte de ilustrativa (en el sentido antiguo del termino), espero sea util:

Miguel Reyes Razo / El Sol de México 28/04/2009Ciudad de México.-

Ayer, un minuto antes de que temblara en esta ciudad, el científico Jorge Fernández de Castro y Peredo examinó y concluyó:
"En comunidades pequeñas este virus causante de la epidemia de influenza -de rápida incubación- se transmite velozmente; en cosa de pocas semanas. Pero en una ciudad de la extensión de ésta, los virus pueden quedarse ¡un año entero! Quizá más. El tamaño de nuestra urbe permite conjeturar que no conocerá solución ni en un día ni en un mes."No sabemos cuándo empezó.
¿Nos hallaremos al principio? ¿Acaso al final? Nadie lo sabe.
Lo cierto es que debe haber miles de casos de personas infectadas. 'In-fec-ta-das'. No necesariamente enfermas. Ni graves. Y moribundas menos."Ya tenemos este virus en Estados Unidos. España. Israel y Nueva Zelanda. Ante esto vale la pena preguntarse: "¿De verdad únicamente el Distrito Federal, el Estado de México y el de San Luis Potosí albergan el virus?"O -dijo y abrió a toda extensión sus brazos-: ¿Ya está en todo el país?"
¿Cuándo empezó? -planteó-. ¡Nadie lo sabe! -se respondió-. Sería curioso saber si este virus vino de Asia. O es original de México."¿Por qué se dice que se sabe que todos los virus de influenza, responsables de las pandemias mayores conocidas vienen del Sur de China? -interrogó tenaz-. "Por el estrecho contacto que existe allá, en China entre el hombre y los animales. Aves de corral. ¿Recuerda el SARS? Síndrome Agudo Respiratorio Severo.
Causó una grave epidemia en Canadá."Hoy nos preguntan: ¿Este virus es mexicanos? Es que el contacto que se tiene aquí con los animales no palidece gran cosa ante el que se da en China."
Jorge Fernández de Castro y Peredo -Médico Cirujano Partero por la UNAM, e Infectólogo y Epidemiólogo. Y Bacteriólogo de la Escuela de Salud Pública de México-. "Con apoyo de la Organización Mundial de la Salud practiqué la Epidemiología en Checoslovaquia, Dinamarca e India. Y realice estudios superiores de Bacteriología en la Universidad de Londres"-, fue interrogado:
"¿Por qué no sabemos cómo y cuándo se originó este mal, Maestro?"
"Por que no tenemos los servicios de salud organizados lo suficiente cómo para conocer el número real de casos. Que tal vez pueda ser muy superior. "Los servicios públicos sí tienen un registro. Pero los hospitales privados. Los médicos privados no hacen los informes que deben hacer."En Estados Unidos y en Europa es obligatorio. Y se cumple. Por eso -vea usted- no toman las medidas extremas que se adoptan aquí. En esas partes del mundo se localiza al enfermo. Se indaga su derredor. Se le aísla. Y ya. Dan con un caso. De inmediato entran en acción."Aquí en los servicios públicos sí hay registro. Se informa. Aunque esos informes no siempre son veraces. Ni completos.
"Ignoramos -prosiguió el estudioso que ocupó el cargo de Director del Instituto Nacional de Higiene- la ruta que siguió este virus. Quizá estemos en el umbral de que alcancemos la dudosa honra de tener el virus H1N1 México 2009.*
POR DESINTERÉS DE LAS AUTORIDADES CARECEMOS DE EQUIPOS VITALES
"Digamos que la ruta de este virus -ejemplificó, conjeturó- parte del sur de China, va a Hong-Kong. Llega a Japón. Y llega a San Diego. O a San Francisco en California. Tal vez -descubrió- así fue en el pasado; antes. Hoy, con tantas vías de comunicación."Ya está en Estados Unidos. En Canadá. Un canadiense que estuvo en México lo transportó Llegó a su país. Algo enfermo. Los expertos en Virología de Canadá, los que practican Virología Clínica, tomaron muestras y las llevaron a sus laboratorios. Lo pescaron. H1N1. Igual al de los cerdos. La cepa está en México.
"Otra vez el reportero:"El presidente Calderón ofreció que en unos días México tendrá los laboratorios que necesita.
¿Por qué no se tienen, Doctor Fernández de Castro?
"Prudente, cauteloso; "no es hora de ensañarse en nadie", quien fue director del Instituto Nacional de Virología -ahí producía Vacunas Virales- reveló:"Por falta de interés de las autoridades en fortalecer ese aspecto tan importante de la vigilancia epidemiológica, que es el Diagnóstico Microbiológico. "Tenemos laboratorios; sí. Mas no son capaces de hacer lo de los de Canadá. Allá tienen "ceparios". Cuentan con virus. Y los medios para caracterizarlos.
"Interés e impaciencia flotaban en la sala de la casona de la antañona Colonia Santa María la Ribera. "Casa vieja que no se cae ni a palos", dice un hermano del sabio Fernández de Castro y Peredo. Él tranquiliza. No alarma. Tampoco oculta. En su computadora muestra esquemas y fotos de virus. Echa mano de pequeños frutos. "Así es el virus que nos ocupa... Sólo que ¡un millón de veces menor!"Y Sergio Ley dispara sin cesar su "Nikon".
Alud de ideas y saberes en el estudioso que fue director general de Producción de Biológicos y Reactivos (Birmex) se desprende de una. Esta:
"Todo paciente recuperado de ataque de influenza -"quizá serán miles en México"- sería un recurso clave para salvar vidas. "Su sangre -explicó- al cabo de un mes después del ataque contiene tantos anticuerpos que puede salvar una vida. "Se les podría invitar -decía y se entusiasmaba- a que donaran un poco de su sangre y salvar la vida de los contaminados. "Centrifugaríamos su sangre. Plaquetas y glóbulos quedarían abajo. El suero, el plasma arriba. Ese plasma puede salvar vidas de un enfermo de influenza. En un día el donante se recuperaría.""Otra cosa que debo decirle, Reyes Razo. Los grupos más expuestos a contraer esta enfermedad son los niños, los ancianos. Y personas con enfermedades crónicas. Muy especialmente respiratorias y cardiovasculares."También -añadió- personas cuyo Sistema Inmune sea deficiente. Ya por Inmunodeficiencia Primaria o por Inmunodeficiencia Adquirida. Como el VIH."Las personas más expuestas al contagio se hallan en reclusorios y asilos. Los que se encuentran en lugares donde se da mayor contacto interhumano; convivencia. Internados escolares, desde luego. Seminarios. Cuarteles. Conventos. ¡Qué bueno que se suspendieron las clases en todas las escuelas! En los sitios descritos están los más expuestos. Requieren una vigilancia epidemiológica verdaderamente especial.
"* OSTERHOUSE, VIRÓLOGO HOLANDÉS, HALLÓ VIRUS EN ¡BALLENAS Y PATOS!
Todo comenzó ayer a las 10. El científico Jorge Fernández de Castro y Peredo aceptó hablar.
"Ese es mi mundo. Desde el año 1955 me muevo entre virus, microbios, bacterias. Fui director general de Medicina Preventiva. Ahí desarrollé Programas de Inmunización contra Poliomielitis y otras enfermedades infecciosas. Como sarampión. Mal que está prácticamente eliminado""¿Ayuda, sirve el uso de tapaboca y nariz?""Prevención muy precaria, opinó.
Veo ventaja y utilidad en esto. Ventaja, pues es visible la existencia de una conciencia colectiva de prevención del contagio. Desventaja paralela: Crear un exceso de confianza. Que la gente se diga. Con esto tengo."El tapaboca y nariz sirve si se cambia mucho. Muchas veces al día. Veamos: El infectado trae su tapabocas. Se supone que no contagia. El enfermo secreta. Humedece la tela. Se seca. El infectado exhala. Despide un concentrado tremendo de virus. ¿Qué? El virus puede vivir más de un día fuera del organismo."Juzgo oportuno -opinó el catedrático-asesor-investigador Fernández de Castro y Peredo- establecer aquí que el virus -los virus, mejor dicho- sólo viven en células. Células vivas. ¡Naturalmente! Vive a expensas del huésped."Y no se piense que en cualquier célula. ¡Qué va! No. Se da una suerte de especificidad. Selectividad. "Diré más, anunció solemne: Los virus -este virus- vive en cerdos, patos y en focas ¡Hasta en ballenas!"¡Hasta en ballenas! -repitió. El "virólogo" más reconocido en el mundo en materia de virus, el más influyente del mundo en esta materia el Dr. Osterhouse, mi gran amigo quien es jefe del Departamento de Enfermedades Infecciosas del Hospital de la Universidad de Rótterdam en Holanda, identificó a estos virus en focas, en ballenas y aves acuáticas. Los patos."Los patos los tienen en su intestino. Excretan y dejan en el agua sus heces. Y otro pato hace la cadena."Pero el Hombre lo adquiere por vía respiratoria. Y en trato de humano a humano. No todos los virus de patos, aves son transmisibles al Hombre. Hay "montones" de virus en esos animales que nunca han pasado al Hombre."Vivimos rodeados de virus de toda índole", sentenció. "Los virus de influenza que pasan de humano a humano -y del humano- son 3 Serotipos. El virus que nos ocupa es el "A". El de la influenza. Cepa "A". Capaz de producir grandes epidemias. Que pueden ser pandemias mundiales.
"De tiempo en tiempo el virus victima al humano. Verá usted -dijo y se preparó a desplegar su conocimiento Jorge Fernández de Castro y Peredo-. Cada 2, cada 3 años hay un virus que sufre una pequeña variación. O mutación que va a producir infecciones extensas en países, continentes y el mundo."Variantes que no son muy letales. Pues existe cierta inmunidad que le han dejado virus semejantes o parecidos. Y esta apenas es una variante menor."Este virus "A" produce -en mutación- millones de casos graves en el mundo. Algunos miles de humanos fallecen. "Más si toma usted en cuenta que somos varios miles de millones en el mundo -¿siete? ¿ocho mil millones?
No lo sé. Búsquelo usted. Bueno. ¿Importa mucho si mueren unos cuantos millones?*
MUY PROBABLEMENTE EL POETA LÓPEZ VELARDE MURIÓ POR UN VIRUS:
"Pues ahora sepa. Cada 10, quizá cada 20 o tal vez todavía más años aparece una mutación mayor. Imagine una escalera. Grada a grada. Peldaño a peldaño. Bien, así de uno en uno es el ascenso que describí antes para ejemplificar el fenómeno de la mutación anterior."Ahora suponga que el salto del que hablamos es de ¡20 escalones! De golpe. He ahí un gran salto. Hubiera consumido 10 o 20 años. Ya no es a saltitos pequeños.
"Es así -dijo y tomó un fruto redondo con diversas salientes, como una esfera rodeada de espinas de diferente largo y grosor. Así. "Esta se llama 'Hemaglutinina'. Capaz de aglutinar glóbulos rojos. Su función es adherirse a la superficie de la célula. No a cualquiera ¿eh? Esta Hemaglutinina debe hallar una célula que sea como una cerradura. Ella cumple el papel de llave. Se encuentra a la perfección. Entra.
"Esa es la especificidad de determinada célula. Esta Hemaglutinina fue identificada por la llamada "Influenza Española" de 1918-19. Por primera vez el mundo científico dio con ella. La señaló HN1."Y esta otra -dijo y mostró terminales más pequeñas de la útil esfera vegetal- es la 'Neuramimidasa'. Si la primera sirve al virus para entrar, ésta es útil para salir de la célula. Tenemos así H1N1.Hizo un paréntesis para ilustrar:"Es muy probable que nuestro Ramón López Velarde pescó ese virus. Se dijo que su familia aseguró que se había mojado. Que..."Es una conjetura que tiene visos de realidad
"Todavía tenía mucho que decir el Doctor Jorge Fernández de Castro.
CONTINUARA..