martes, 1 de noviembre de 2016

Día de Muertos

"A fuerza de quererte me he convertido, Amor, en alma en pena."

Ramón López Velarde


Como cada año, la caravana de los días trae noviembre. El día de muertos. Ir al mercado por el cempasúchitl. el arco de cañas. Las frutas. Desde temprano acondicionar algún lugar de la casa para recibir a los fieles difuntos. Poner en la mesa el retrato de los seres amados y acompañarlos con el platillo de su preferencia. Quizá el cigarro o el mezcal. Algunos difuntos mas recordados que otros porque hubo convivió, diálogo, risas, lágrimas.  Todo aquello que acerca a las almas y las hace querer añorar el reencuentro. Tal vez cruzar algunas palabras. Quizá la sola presencia basta. Conocer que hay un día que es especial porque se les recuerda en un tono que es mas festivo porque ponemos sobre la mesa lo que nos une y no lo que separa. Vivirlo en comunidad e ir al panteón y asombrarnos de ese misterio. Noviembre trae consigo el trasiego de la memoria, la orfandad de los cuerpos y lo que nos permite irónicamente sobrellevar la vida. La festividad del alma. El abrazo de la eternidad.


X. M.


















Fotos: Alfonso López. Lugar: Ayutla Mixes, Oaxaca, 01.11.16