miércoles, 29 de junio de 2016

Ya eras




Ya eras poliédrica, ya hacías del silencio una fiesta de uvas bermejas. Ya tu piel era el piélago y el arrullo de la luz. No es extraño entonces que ahora venga con un vuelo de gorrión a la orilla de tus caderas. Que nade por el vértigo creciente hacia el vendaval de tu pelo. Que me hunda en tu canto y que te arrulle en la espuma que lava la sal. Mi voz teje y desteje fábulas de olas verdigrises mientras nuestras raíces se enlazan y bailan en la cadencia de dos cuerpos que vierten el vino en sus odres. Es el río, es la luz. Son las estrellas.

X. M.


Audio disponible en IVOOX




jueves, 9 de junio de 2016

Se encontraron, a medio mar. Ella toda fantasmagoría, el todo verdad. ¿Ojos? Los ojos de ella habitaban lejos. Islas de por medio, estrellas, lunas llenas. Ella, mas curiosa se adentraba en el lente del buzo hurgándole la linfa de la sangre, el corazón y el cerebro. Las emociones bogaban ya en la tormenta. Náufragos de sí los atrapo la hondura del silencio.

X. M.