viernes, 22 de mayo de 2015

Si no vuelves
los peces tejerán hilos en mi espalda.
De mis brazos las melancolías crecerán como víboras muertas.
A un lado la espuma limpiara la noche del fango de hojas heridas,
de resabios de sal y arena
Mi piel quedara como los brazos de un buque fantasma,
que ya no rastrillaran tu nombre;
quedare como un cuerpo
que le sobro amor
y al que le falto olvido.