viernes, 29 de agosto de 2014



La invención del poema dentro del poema.
El sentido de una poética que asuma a un tiempo 
su lenguaje de sangre y rosas. 
Que tenga tanto sentido 
como un campo de flores en la oreja de soñador.
Una lluvia de estrellas en los zapatos del astrónomo.
Una cicatriz llena de tiempo y mariposas muertas. 
El jardín es así: ofrece la contemplación de la rosa 
pero no la rosa. 
Una imagen azul en los párpados del agua. 
un arma que al accionarse detona la música.



gm

jueves, 28 de agosto de 2014

Invitados


Pic: Andrew Stearns 




“Minimalia”

a   Xabo  Martínez


Por: Guillermo Samperio


 La piedra es el breve horizonte donde los animales pequeños encuentran su ocaso, su cotidianidad, su aurora. Los movimientos múltiples y los trueques, las bifurcaciones de ese mundo mínimo no llegan a ser siquiera fantasmal destello ante nuestra visión. Quizás atendemos al pájaro, al árbol, al río, al monte, al cielo, pero bajo la sombra de la piedra hay una serie de luces delicadísimas que desconocemos. Un fluir verde, rojizo, negro, que no miramos al poner los ojos en las presencias gruesas del paisaje. El recuerdo de los años de infancia me pondría en camino de los menudos mundos y rememorar entonces mis juegos con las hormigas y las pelusas, la cochinilla y los ombligos; ir tras el ciempiés, la lombriz, los secretos. Me estaría acercando a los pasadizos de esta sociedad infinita, que se va desvaneciendo en los escenarios miniatura, en los rincones de quién sabe dónde, bajo un humor imperceptible. La red espiritual de la gente se va formando con detalles, accidentes, impulsos que nacen y mueren, atravesando la brevedad del tiempo. Entonces, nuestro espíritu es un cosmos donde lo extenso, para vivir, necesita trocarse en inextenso, como sugería el obispo Berkeley. Arribamos así a nuestra intimidad diminuta, a nuestro microcosmos; y desde ahí hacemos nuestro el universo que nos ha dado un sitio poco significante en una constelación donde nos diluimos entre sus múltiples sistemas. De cualquier manera, hay un teatro miniatura para nosotros en una de tales órbitas, bajo un humor imperceptible entre las galaxias.


Nota: La escritura parece ser una labor solitaria por excelencia, en pocas ocasiones sin embargo hay sorpresas gratas, gratísimas, cuando esta escritura tiene algún eco en alguién a quién admiramos. En esta ocasión el maestro Guillermo Samperio  me dedico esto texto, en el que encuentro el gusto compartido por ese universo poblado de catarinas, piedras de río, etc. 




viernes, 22 de agosto de 2014

El nahual y la vida

 Acuna en su pecho un pájaro
 lo acaricia y en sus brazos se vuelve polvo de oro
 y el sol se hace pájaro
toda la montaña se hace canto.